Asocian el trabajo nocturno con un mayor riesgo de cáncer de mama, piel y gastrointestinal en mujeres


Según un estudio realizado por Xuelei Ma, PhD, oncólogo en el Laboratorio clave del Centro de Bioterapia y Cáncer del Centro Médico del Oeste de China de la Universidad de Sichuan, Chengdu, China

Los autores del estudio explican que debido a que el cáncer de mama es el cáncer más diagnosticado entre las mujeres en todo el mundo, la mayoría de los metanálisis anteriores se han centrado en comprender la asociación entre mujeres trabajadoras del turno de noche y el riesgo de cáncer de mama, pero las conclusiones han sido inconsistentes. Para construir sobre los estudios previos, Ma y sus colegas analizaron si el trabajo a largo plazo del turno de noche en las mujeres se asoció con el riesgo de casi una docena de tipos de cáncer.

Oncólogos en el Laboratorio clave del Centro de Bioterapia y Cáncer del Centro Médico del Oeste de China de la Universidad de Sichuan, Chengdu, China realizaron un metanálisis utilizando datos de 61 artículos que comprenden 114,628 casos de cáncer y 3,909,152 participantes de América del Norte, Europa, Australia y Asia. Los artículos consistieron en 26 estudios de cohortes, 24 estudios de casos y controles y 11 estudios anidados de casos y controles. Estos estudios se analizaron para una asociación entre el trabajo nocturno a largo plazo y el riesgo de 11 tipos de cáncer. Se llevó a cabo un análisis adicional, que analizó específicamente el trabajo nocturno a largo plazo y el riesgo de seis tipos de cáncer entre las enfermeras.

En general, el trabajo nocturno a largo plazo entre las mujeres aumentó el riesgo de cáncer en un 19 por ciento. Al analizar cánceres específicos, los investigadores encontraron que esta población tenía un mayor riesgo de piel (41 por ciento), mama (32 por ciento) y cáncer gastrointestinal (18 por ciento) en comparación con las mujeres que no realizaban turnos nocturnos a largo plazo. Después de estratificar a los participantes por ubicación, Ma descubrió que solo se encontró un mayor riesgo de cáncer de mama entre las trabajadoras del turno de noche en América del Norte y Europa.

“Nos sorprendió ver la asociación entre el trabajo nocturno y el riesgo de cáncer de mama solo entre las mujeres en América del Norte y Europa”, dijo Ma. “Es posible que las mujeres en estos lugares tengan niveles más altos de hormonas sexuales, que se han asociado positivamente con cánceres relacionados con hormonas, como el cáncer de mama”.

Entre las enfermeras, las que trabajaban en el turno de noche tenían un mayor riesgo de cáncer de mama (58 por ciento), gastrointestinal (35 por ciento) y cáncer de pulmón (28 por ciento) en comparación con las que no trabajaban en turnos nocturnos. De todas las ocupaciones analizadas, las enfermeras tenían el mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama si trabajaban en el turno de noche.

“Las enfermeras que trabajaron en el turno de la noche tenían antecedentes médicos y es más probable que se sometieran a exámenes de detección”, señaló Ma. “Otra posible explicación del aumento del riesgo de cáncer en esta población puede estar relacionada con los requisitos laborales de la enfermería de turno de noche, como los turnos más intensos”.

Los investigadores también realizaron un metanálisis de dosis-respuesta entre los estudios de cáncer de mama que involucraron tres o más niveles de exposición. Descubrieron que el riesgo de cáncer de mama aumentaba un 3,3 por ciento por cada cinco años de trabajo nocturno.

“Al integrar sistemáticamente una multitud de datos previos, encontramos que el trabajo nocturno estaba positivamente asociado con varios cánceres comunes en las mujeres”, dijo Ma. “Los resultados de esta investigación sugieren la necesidad de programas de protección de la salud para las trabajadoras del turno de noche a largo plazo.

“Nuestro estudio indica que el trabajo nocturno es un factor de riesgo para los cánceres comunes en las mujeres”, dijo Ma. “Estos resultados pueden ayudar a establecer e implementar medidas efectivas para proteger a las mujeres que cambian la noche. Los trabajadores de turno de noche a largo plazo deben someterse a exámenes físicos regulares y exámenes de detección de cáncer.

“Dada la creciente prevalencia del trabajo por turnos en todo el mundo y la pesada carga pública de cánceres, iniciamos este estudio para llamar la atención del público sobre este tema para que se realicen más estudios de cohortes grandes para confirmar estas asociaciones”, agregó.

Limitaciones del estudio: una limitación de este trabajo es la falta de coherencia entre los estudios con respecto a la definición de trabajo nocturno a largo plazo, con definiciones que incluyen “trabajar durante la noche” y “trabajar al menos tres noches al mes”. Las limitaciones adicionales incluyen una heterogeneidad significativa entre estudios y un sesgo de publicación.

Previous Agentes tóxicos para la reproducción, informe de EU- OSHA
Next Un parche transpirable se adhiere a la piel para medir las constantes vitales

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *