‘Crowdfunding’ para luchar contra el cáncer por amianto


Aromics, una empresa biotecnológica con sede en el Parque Científico de Barcelona (PCB),  ha lanzado una campaña de micromecenazgo por acciones (equity crowdfunding), a través de la plataforma europea CapitalCell, con el fin de recaudar 300.000 euros que sirvan para completar la etapa preclínica regulatoria de su compuesto NAX035, un fármaco para el tratamiento del mesotelioma maligno, un tumor raro, muy agresivo y de difícil tratamiento, que se relaciona con la exposición al asbesto (amianto).

El objetivo de Aromics es continuar desarrollando el compuesto en ensayos clínicos de Fase I y Fase IIa junto con una herramienta diagnóstica complementaria en biopsia líquida para estratificar los pacientes y poder realizar un seguimiento de la eficacia del tratamiento. Tras la prueba de concepto clínica, la firma prevé cerrar un acuerdo de licencia o de codesarrollo sobre el producto con la industria farmacéutica para que finalice su desarrollo y comercialización. Actualmente, está en contacto con algunas compañías que ya han mostrado interés por este compuesto.

Dificil tratamiento

Según explica Carmen Plasencia, consejera delegada y cofundadora de Aromics, “el mesotelioma es un tumor difícil de tratar con escaso índice de curación. Es una enfermedad grave con un tratamiento agresivo y de respuesta limitada. El protocolo habitual en la práctica clínica fue aprobado hace más de diez años e incluye la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia”.

Plasencia añade que “si bien la cirugía es la opción más efectiva, aproximadamente en el 85% y 90% de los pacientes la enfermedad se diagnostica en estado avanzado o metastásico donde ya es inoperable, por lo que la intención del tratamiento es básicamente paliativa. El esquema de quimioterapia actual tiene una tasa de respuesta baja (menos del 50%), por lo que un elevado número de pacientes no se beneficia de las terapias disponibles, evidenciándose la necesidad de otros tratamientos más efectivos”.

El mesotelioma maligno afecta a la capa membranosa que recubre órganos tan importantes como los pulmones, el corazón, la cavidad peritoneal o los testículos. La mayoría de los casos se corresponden con el tipo pleural (mesotelioma pleural maligno) y se relaciona directamente con la exposición al asbesto –popularmente también llamado amianto– un grupo de minerales fibrosos que están presentes en la naturaleza. Sus fibras son largas y resistentes, no conducen la electricidad y tienen una gran resistencia al calor, al fuego, a las sustancias químicas y a la corrosión. Por estas razones, se ha usado ampliamente en la industria.

Actualmente, el uso de amianto está prohibido en cincuenta países, incluidos los estados miembros de la UE. Sin embargo, la OMS estima que cerca de 125 millones de personas en todo el mundo siguen expuestas laboralmente al amianto. De éstas, entre un 8% y un 10% desarrollarán mesotelioma a lo largo de sus vidas.

Más información y fuente: SINC

Previous CSIF publica un nuevo tríptico sobre el cambio de Contingencias de Enfermedad Común a Accidente de Trabajo
Next Se pone en marcha la campaña #culturapreventiva para concienciar en la prevención de riesgos laborales

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete