Cuadro de mando integral: Aplicación a la #PRL


¿Es el cuadro de mando una herramienta de gestión preventiva? y en su caso, ¿ es eficaz en términos reales? ¿Permite tomar decisiones a la Gerencia y a personas implicadas en la gestión de la Seguridad y Salud de la empresa? Estas son algunas de las preguntas a las que intentaremos dar respuesta en este post de forma resumida, desgranando qué es un cuadro de mando, sus funcionalidades y perfil de empresa.

¿Qué es un Cuadro de Mando Integral?

El Cuadro de Mando Integral (CMI) es una herramienta de gestión que permite tomar decisiones basándose en una selección de indicadores que posibilitan medir el desempeño de una organización en relación a unos objetivos previamente establecidos.

Robert Kaplan y David Norton desarrollaron esta herramienta (también denominada “Balanced Scorecard” ) que se introdujo con gran éxito en grandes compañías norteamericanas y que se utiliza como modelo de gestión empresarial con diferentes aplicaciones, entre ellas la Seguridad y Salud Laboral.

Este modelo de gestión permite traducir la estrategia de una organización en objetivos interrelacionados, medidos a través de indicadores y ligados a unos planes de acción que posibilitan que la estrategia de la organización y el desempeño de sus miembros estén alineados. Tal y como se recoge en la NTP 1013 -Cuadro de mando integral (CMI) y condiciones

de trabajo (I): bases metodológicas, “Es objeto del Cuadro de Mando Integral conseguir una sustancial mejora de la gestión empresarial, persiguiéndose la mejora de la productividad y la actuación eficiente de todos los miembros de la organización como generadores de valor en especial del personal con manndo y responsables de las unidades funcionales.”

Características de un buen Cuadro de Mandos Integral

Un buen Cuadro de Mandos Integral es aquél que:

  • Ofrece información resumida para de forma rápida y ágil, conocer el desempeño de una organización. La información debe ser clara, ordenada, relevante e importante.
  • Es capaz de argumentar correctamente la información que suministra y para el usuario que la suministra (importante para el usuario) de forma que éste último pueda adoptar decisiones.
  • Utiliza los indicadores que son capaces de proporcionar la información necesaria para la toma de decisiones. Estos indicadores o también llamados KPI (Key Performance Indicators) miden el nivel del desempeño de determinado proceso, mostrando su trayectoria, el momento o fase en que se encuentra. Las principales categorías de indicadores son; financieros, comercial o de cliente, de procesos (procedimiento, operativa de trabajo…) y de desarrollo (innovación, aprendizaje y formación de los empleados, .
  • Proporciona la información en un formato atractivo y gráfico para el usuario final.

Al igual que ocurría con el Liderazgo (puede interesar leer la entrada Las Claves del Liderazgo en PRL de 29 de Enero de 2015 ), técnica que pasó de aplicarse fundamentalmente de la escena política o deportiva a la gestión empresarial, los Cuadros de Mando tradicionalmente utilizados para gestión más bien económica y de resultados de una organización, pueden aplicarse también a la PRL con el objetivo de hacer una integración más eficaz y eficiente de ésta en el sistema de gestión empresarial.

Puede pensarse a priori que los Cuadros de Mando aplicados a la PRL contribuyen en poca o ninguna medida a la estrategia de una organización, fundamentalmente porque en Prevención hay muchos intangilbles (cultura preventiva, participación, etc. ) en ocasiones de difícil medida y porque las acciones derivadas de la PRL se consideran más una carga o coste, que una inversión que repercuta en el desempeño de la organización.

Sin embargo, muchas empresas usan ya Cuadros de Mando Preventivos como herramienta para la gestión de la Seguridad y Salud Laboral, medir su desempeño en esta área y poder tomar decisiones con la base de una información sólida, fiable, objetiva, clara e importante en SST.

Perfil de empresa a la que se destina un Cuadro de Mando Preventivo

Al igual que comentábamos en la entrada “Auditorias voluntarias en PRL, una herramienta para la gestión preventiva a explotar” del 26 de febrero de 2015, debemos señalar que los Cuadro de Mando Preventivos están pensados para organizaciones empresariales con un Sistema de Gestión de la Prevención consolidado, que va más allá del mero cumplimiento formal y que pretende establecer la gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo como un valor estratégico dentro de su organización.

Cuadro de Mando Preventivo

Un Cuadro de Mando Preventivo debe permitir el objetivo de medir el resultado y desempeño de las actuaciones y medidas preventivas llevadas a cabo en una organización mostrando su influencia en los resultados. Consecuentemente la organización estará en disposición de tomar dediciones y poder priorizar las acciones en función precisamente de esa influencia en los resultados. El Cuadro de Mando Preventivo permitirá a la organización realizar una gestión más eficaz y eficiente de la SST y una mejor integración de la PRL en el sistema general de gestión de la empresa tal y como establece la propia Ley de Prevención en sus arts. 14.2 y 16.1 y art. 1.1 del Reglamento de los Servicios de Prevención.

Para diseñar un Cuadro de Mando Preventivo debemos:

  • Establecer unos objetivos estratégicos en PRL alineados con la Estrategia en PRL y la Estrategia Empresarial.
  • Establecer unos objetivos operativos. Para ello, se tendrá en cuenta no sólo el cumplimiento formal sino el valor estratégico de la PRL y su repercusión en los resultados de la Estrategia Empresarial, sino que también estén enfocados al control y eliminación de los riesgos y fomentando la participación de todos los integrantes de la organización.

Los objetivos serán siempre que sea posible medibles de forma cuantitativa, específicos y conseguibles, de lo contrario podría provocar el efecto contrario al no poder medir el desempeño o no motivar a la organización para alinear su comportamiento en SST con la estrategia de empresa.

  • Seleccionar e identificar los indicadores que nos permitirán medir el desempeño de las actuaciones preventivas, señalando también cuáles serán las fuentes de información necesarias.
  • Establecer un Plan de Medición y Seguimiento del Cuadro de Mando Preventivo de forma que podamos medir el progreso los objetivos establecidos analizando la trayectoria y estado de los indicadores A tal efecto se determinarán plazos de revisión de forma que puedan analizarse las desviaciones, sus causas y si es necesario replantearse los indicadores utilizados, objetivos operativos o incluso estratégicos.

La NTP del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo 1014: Cuadro de mando integral (CMI) y condiciones de trabajo (II): aplicación práctica, ofrece ejemplos prácticos para el diseño e implantación de un Cuadro de Mando Preventivo con objetivos, indicadores… que resulta de importancia y gran ayuda para aquellos que tienen interés en esta herramienta aplicada a la PRL.

Y tú, ¿que opinas? ¿Crees que el Cuadro de Mando Integral aplicado a la PRL es una herramienta eficaz?¿Le ves más inconvenientes que beneficios?

Si te ha parecido interesante este post, te animo a compartirlo en las redes sociales.

Bibliografía recomendada

NTP 1013: Cuadro de mando integral (CMI) y condiciones de trabajo (I): bases metodológicas

NTP 1014: Cuadro de mando integral (CMI) y condiciones de trabajo (II): aplicación práctica

NTP 1027: Liderazgo transformador y condiciones de trabajo (III): estrategias y caso práctico

Cómo elaborar un Cuadro de mando para la Gestión de Seguridad y Salud Laboral. Santiago de Chile, 3 de abril de 2013. Full Audit. Presentación en el ORP 2013.

 

Previous Generación segura y saludable, Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo 2018
Next El IBV desarrolla un innovador sistema para valorar la columna cervical de los accidentados de tráfico

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *