¿Cuándo y cómo llegará el coche autónomo?


La II Jornada de Tecnología y Seguridad Vial, celebrada en Madrid, ha dejado interesantes reflexiones sobre tecnología y coche autónomo, a cargo de distintos profesionales de los sectores público y privado, involucrados en la seguridad vial. Los participantes han coincidido en que el coche automatizado es ya, hoy día, una realidad. Y han aportado diferentes puntos de vista acerca de los retos y las dificultades para la total implantación de la conducción autónoma, que las previsiones más optimistas han fechado no antes de 2030.

El director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, defendió en la inauguración de la jornada la importancia de las nuevas tecnologías, “esenciales para reducir accidentes”. Asimismo, Serrano ha anunciado que la DGT trabaja en un Plan Estratégico de Vehículos que contempla al coche conectado y al coche autónomo: “La DGT ya trabaja con los fabricantes en la regulación del vehículo autónomo y conectado. Tenemos que hablar de futuro, por eso los coches tienen un parabrisas grandes y un retrovisor pequeño. Se avecinan aplicaciones y tecnologías que van a ayudarnos. Se avecina el vehículo conectado y el autónomo”. “El coche autónomo ya es realidad. La cuestión es cuándo lo veremos integrado”, ha dicho Serrano.

Preguntas sin responder

Por su parte, Luis Montoro, presidente de la Fundación para la Seguridad Vial (Fesvial), ha apuntado algunos de los problemas técnicos de los que adolece el coche autónomo en la actualidad: fallos en conducción con lluvia, nieve y , en el reconocimiento de señales, agentes de tráfico y personas, los pirateos e interferencias y las desconexiones de los satélites. Montoro ha afirmado que “vivimos una época peligrosa, con muchos inventos y poca reflexión” y ha planteado preguntas “aún sin responder” acerca de las aseguradoras, la edad y formación de los conductores, el dilema moral en la toma de decisiones de los propios vehículos autónomos, el futuro de las autoescuelas y los examinadores, el riesgo del pirateo del automóvil… “Pensar solo en términos de tecnología es un error. Hay mucho por hacer en lo tecnológico, pero más en lo legal, en lo penal y en lo social”, ha afirmado. Como conclusión, Montoro afirmó que, aunque nadie dude que se llegará al coche autónomo, “son tecnologías muy complejas, caras y vulnerables. Habrá que plantearse si la implantación es viable y rentable, aunque sea técnicamente posible”.

María Alfayate, police officer de la Dirección General de Movilidad y Transportes de la UE, repasó las actuaciones de la Comisión respecto a la movilidad autónoma y recordó que España “está en el grupo de países europeos que mejor se está comportando en la disminución de accidentes”. Por último, Jaime Moreno –subdirector general de Gestión de la Movilidad de la DGT, explicó las iniciativas de la DGT en torno al vehículo autónomo y recordó que “el vehículo conectado es una forma importante de reducir la siniestralidad” y reafirmó la apuesta de la DGT “por la automatización y la conectividad”.

Julio Dorado –delegado del programa Horizonte 2020 de la UE–, señaló que en España hay potencial y conocimientos para ser un actor clave en la conducción autónoma. Por su parte, Juan Luis de Miguel, subdirector del Centro Zaragoza, ha explicado que el aseguramiento de los vehículos se complicará conforme estos tomen atribuciones en la conducción. “Con el coche autónomo aparecen nuevos jugadores en las responsabilidades en los accidentes de tráfico. Pero debemos poner siempre el foco en la adecuada protección a la víctimas”.

Tecnología y coche autónomo

Para Belén Aranda, directora de Desarrollo Avanzado de Bosch, el coche se convertirá en “un espacio vital para ser transportados de forma segura, cómoda. La movilidad del futuro es conectada, automatizada, eléctrica y multimodal”. Pero para Aranda aún habrá que esperar para ver al coche autónomo integrado en la circulación: “La tecnología aún no está preparada para la conducción autónoma. Y nosotros tampoco”, ha afirmado Aranda.

Paula Bartolomé, directora de Marketing de Opel España habló del sistema Onstar, con el que General Motors ha atendido a más de 5 millones de llamadas de sus clientes y atendido 5.000 respuestas automáticas por accidente, mientras Chris Davis (Belron Technical) señaló que “será complicado que en menos de veinte años veamos vehículos que usen tecnologías completamente autónomas”. Por su parte, José Ignacio Lijarcio –director de proyectos de Fesvial– dio datos tan reveladores como que uno de cada cuatro conductores desconoce más de la mitad de los elementos básicos de seguridad de su coche: “No saber manejar una app no nos pone en riesgo, pero desconocer las funciones de seguridad del vehículo puede poner en peligro nuestra vida”, señaló.

Mientras Jaime Huerta –secretario general de ITS España– explicó que son los sistemas inteligentes de transporte y su capacidad para mejorar la seguridad vial (por ejemplo, a través de sistemas cooperativos de movilidad conectada), Jacobo Díaz –director general de la Asociación Española de la Carretera– focalizó su charla en las infraestructuras, abordando cómo éstas pueden “evitar accidentes y minimizar sus consecuencias”, aunque recordó la falta de adaptación de las infraestructuras, ya que se tradan 8 años en construirlas y se diseñan para una duración de 40 años. Y terminó recordando que el problema español “es la velocidad inadecuada”.

Por último, Amaro López –director general de Carglass España, empresa promotora de la Jornada–, reflexionó sobre la importancia que tendrán acciones, como la calibración de las cámaras que incoporan los parabrisas cuando haya que sustituirlos por rotuta, en la seguridad de esos vehículos.

Previous La tecnología sigue sustituyendo puestos de trabajo
Next Nuevas herramientas para controlar la contaminación en las ciudades

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *