El desayuno de los escolares en tela de juicio: ¿alimentación poco saludable?


Suena el despertador y tras vestir a los niños aceleradamente preparamos su primera ingesta del día: el desayuno, que por lo general en la mayoría de los hogares españoles consta de leche, cacao, galletas, bollería, zumos industriales, cereales procesados…más de la mitad del azúcar máximo recomendado para todo el día. ¿Estamos alimentando bien a nuestros menores en edad escolar?.

La experta en nutrición, Elisa Escorihuela señala que “en general los niños no desayunan correctamente, dado que no es tarea sencilla, por las rutinas diarias y las prisas, que en ocasiones provoca que se opte por productos derivados de la industria alimentaria, que suponen un aporte excesivo de azúcares”.

De igual forma, opinan un gran número de profesionales especializados en alimentación al señalar que los niños en España no desayunan de forma saludable, sino que se ha normalizado una habitual alimentación de productos que carecen de propiedades nutricionales adecuadas. Parte de culpa la tiene el poco tiempo que dedicamos a esta primera comida del día, así como al exceso de promoción y publicidad en medios y en los lineales de los supermercados, y el bajo coste de algunos productos, que en casos concretos, incluso, adquieren un formato familiar.

Escorihuela apunta que un desayuno clásico debe contener: tostada de pan integral con aceite de oliva, yogur natural sin azúcares, leche o queso batido, infusión y fruta (teniendo presente preferentemente la ingesta de una pieza entera y no de un zumo, ya que al exprimirla se separa la fibra, tan beneficiosa para la salud). Y en el caso de optar por un desayuno rápido, se recomienda: leche, yogur, o queso batido con cereales de copos de avena, fruta y frutos secos. Si se tiene más tiempo se puede preparar una tortilla de verduras (pese a que se tiende a pensar que tomar huevos eleva el colesterol sanguíneo se trata de una falsa creencia, de un mito), rebanada de pan integral, fruta e infusión.

En el caso de los niños de entre 9 y 12 años, el informe Estado de situación sobre el desayuno en España de la Fundación Española de Nutrición (FEN) alerta de que sólo el 9% de los menores toma fruta fresca a primera hora del día, mientras que el chocolate es el alimento más consumido (por el 75% de los niños), seguido de bollería y pastelería (59% de los casos). En el caso de los adolescentes ocurre algo similar. El 11% consume fruta, frente al 64% que toma chocolate y 55% bollería y pastelería.

Especialistas apuntan a la poca atención que se le presta al desayuno, y a la prevalencia de alimentos “estrella”, que ya se anunciaban hace más de 20 años, y que siguen siendo los protagonistas a primera hora del día. El bombardeo promocional y la ausencia de información sobre la alimentación más saludable para los niños son factores determinantes para favorecer la continuidad de estos desayunos involutivos, pobres y que no deben ser tónica habitual en menores, máxime cuando existen alternativas que no contienen ni la mitad de azúcares y que son más enriquecedoras para el desarrollo y crecimiento de los más pequeños.

Sobre la influencia de la publicidad, Elisa Escorihuela destaca que “los niños están desprotegidos, ya que no hay marca de bollería que no tenga una imagen infantil basada en muñecos, dibujos de temporada o formas de animales, o incluso que obsequien con algún juguete. Nos dejamos llevar por mensajes publicitarios que no reflejan la realidad del producto, por lo que se deberían tomar medidas para poder elegir los productos por lo que realmente son”.

Cabe destacar que el desayuno es una comida como cualquier otra, si bien, al igual que la merienda o la cena debe ser nutricionalmente apropiada, no por el hecho de ser la primera debe ser la mejor, tal y como señalan los expertos.

Según el I Estudio sobre hábitos de desayuno en la infancia, desarrollado a partir de 1.000 entrevistas, realizadas a padres españoles con hijos en edades comprendidas entre los 0 y los 12 años, se concluye que un 80% de los padres preparan el desayuno a sus hijos creyendo que es saludable, de ellos, un 32’6% reconoce que proporciona a los niños de forma diaria una pieza de bollería y de este grupo un 65% ofrece bollería industrial. Un 1% de los padres considera que este tipo de productos debe estar presente en el desayuno de sus hijos. Del estudio se desprende que sólo 2 de cada 10 padres brindan importancia a un desayuno sencillo, sabroso, divertido y a la vez saludable.

En lo que respecta a tipos de alimentos para el desayuno, para los padres los más importantes son los productos lácteos (85%), en segundo lugar, los cereales, el pan o las galletas (77%), y en tercer lugar aparece la fruta (56%). A pesar de estos datos, sólo el 11% de los padres reconoce ofrecer a sus hijos fruta en el desayuno, lo que muestra que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace.

No desayunar correctamente afecta al rendimiento físico y escolar. Hay que tener en cuenta que después de haber dormido el cerebro está en hipoglucemia, lo que puede provocar que los niños menores de 5 años sufran mareos e incluso convulsiones.

El informe señala que otro aspecto al que se le proporciona mucha importancia es al tiempo de desayuno, por lo que se recomienda desayunar en familia, sentados en la mesa y durante aproximadamente 30 minutos.

Sólo llevando hábitos saludables se podrá reducir las cifras actuales de niños con exceso de peso, que representa ya un problema grave en España, si bien el 23% de quienes tienen entre 6 y 9 años sufre sobrepeso y el 18% obesidad, y más de la mitad de los menores, el 53,9% supera cada día el consumo de azúcar añadido recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y los adultos, ¿es adecuado nuestro desayuno?. Según el informe Estado de situación sobre el desayuno en España, elaborado por la Fundación Española de Nutrición (FEN), sólo el 25% de los españoles realiza un desayuno completo y adecuado, lo que implica una aportación de energía suficiente y variedad (al menos de tres grupos de alimentos diferentes).

Sólo 1 de cada 4 españoles realiza adecuadamente una buena ingesta matinal. Según se recoge de la Encuesta Nacional de Salud de España 2011/2012, el 12,24% toma algo líquido, un 1,74% líquido y fruta y el 57,46% líquido, pan, tostadas, galletas, cereales o bollería y el 9,71% líquido, fruta, zumos, pan, tostadas, galletas, cereales o bollería y el 3,36% no desayuna.

Y las meriendas, ¿es sana la alimentación que le ofrecemos a nuestros niños?. La experta en nutrición, Elisa Escorihuela señala que “en las meriendas pasa algo similar al desayuno, por lo que debemos prestar atención a productos como la fruta, frutos secos, yogur o incluso algún bizcocho casero, como el que recomienda de plátano y avena. La mejor fórmula para inculcar a los menores en llevar una alimentación saludable es mediante el ejemplo. Los padres deben ser capaces, no sólo de garantizar la salud a corto plazo y para un buen crecimiento sino también para minimizar al máximo posibles enfermedades crónicas que puedan desarrollarse en un futuro”.

Previous Entrevista a Pedro José Diezma creador del chaleco inteligente Smart Vest
Next Nuevas App del INSSBT "Conversor de unidades y formulario de Higiene Industrial y PEMP. Condiciones de seguridad"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *