El dolor crónico es la causa más común de discapacidad en Europa


El dolor crónico se define como una experiencia psicofisiológica que permanece a pesar de haber disminuido o desaparecido el daño tisular. Se diagnostica cuando el dolor persiste más de 6 meses o más del tiempo esperado para su recuperación.

El Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona ha realizado un estudio en el que analiza la influencia de nueve trastornos físico y mentales en la discapacidad de la población europea. Según los datos obtenidos y publicados en la Gaceta Sanitaria, aproximadamente el 15% de los europeos de entre 18 y 65 años que presentaron algún episodio de discapacidad parcial o total manifestó padecer dolor crónico.

El dolor crónico puede hacernos sentir incapacitados totalmente para realizar nuestros quehaceres diarios, en esta línea, el 9,5% declaró haber sufrido menos de un día de discapacidad total en el último mes, mientras que el 18% manifestó haber sufrido alguna limitación parcial. La cronicidad del dolor, su duración, puede afectar a diversos aspectos de la vida del paciente, cambiando tanto su estilo de vida como su estado emocional. Los resultados muestran que los trastornos mentales y físicos, contribuyeron en el 62,6% de los casos de discapacidad total y en el 46,6% de la discapacidad parcial de los europeos.

Según Jordi Alonso, investigador del IMIM y Gabriela Barbaglia, actualmente investigadora del AQuaS “es importante mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades mentales en la población en edad de trabajar ya que van asociadas a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades físicas crónicas y a una proporción muy importante de discapacidad total y parcial”.

La encuesta se realizó en 10 países agrupados en tres regiones distintas, Centro-Oeste (Bélgica, Francia, Alemania, Holanda e Irlanda del Norte), Sur (Portugal, España e Italia) y Centro-Este de Europa (Bulgaria y Rumanía). Atendiendo a esta división se observa que en el Centro-Oeste de Europa la principal causa de discapacidad total es la ansiedad, presente en el 21,8% de los casos reportados por los participantes en este estudio. Le siguen el dolor crónico (15,6%) y otras dolencias físicas (17,9%). En el caso del Sur del continente, donde se encuentra España, la principal enfermedad asociada a la incapacidad total es la depresión, presente en uno de cada cuatro casos (24,4%), seguida de la artritis (16,9%) y la ansiedad (16,8%).

Bulgaria y Rumanía, los dos países que representan al Centro-Este de Europa, son los que más se desmarcan del resto de integrantes de la Unión Europea en cuanto a las dolencias causantes de la incapacidad total. En ambos, la causa principal es el dolor crónico, presente en un 18% de los casos, seguido de las enfermedades cardiovasculares (17,5%), la migraña o el dolor de cabeza (12,5%) y otras dolencias físicas (12,9%). Los desórdenes mentales presentan muy poca influencia en la incapacidad total de búlgaros y rumanos: la ansiedad sólo representa el 6,7% y la depresión el 3,5% del total de casos.

Pese a los datos, existe una gran necesidad de realizar más estudios prospectivos para conocer, no solo la diferencia entre los países, si no las políticas de salud pública que se aplican en estos casos.

Previous La DGT convoca ayudas destinadas a proyectos de investigación en seguridad vial
Next El INSHT publica los límites de Exposición Profesional para Agentes Químicos en España 2017

2 Comments

  1. […] espalda, cuello y extremidades superiores, son el problema de salud relacionado con el trabajo más frecuente entre la población trabajadora. Los trastornos musculoesqueléticos no son consecuencia de un único factor de riesgo, pueden […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *