Hablamos con Fernando González sobre seguridad y salud laboral en Galicia


Fernando González es el subdirector general Técnico y de Planificación del Instituto Gallego de Seguridad y Salud Laboral, organismo autónomo en materia de prevención de riesgos laborales que tiene por objeto favorecer políticas de seguridad, higiene y salud en el trabajo.

¿Cuál diría que es el sector empresarial con más riesgos y qué accidentes son los más frecuentes en los trabajadores?

Desde el ISSGA trabajamos en todos los sectores pero en los últimos años estamos incidiendo especialmente en el sector pesquero, que tiene gran relevancia en Galicia. En este sector destaca en concreto la siniestralidad laboral con resultado de fallecimiento donde el índice de incidencia, esto es la relación entre el número de accidentes y la población trabajadora, duplica a la del sector de la construcción que habitualmente es el considerado con más riesgo.

En Galicia la siniestralidad laboral en el sector de la pesca está condicionada por una serie de factores como el elevado número de embarcaciones pesqueras, muchas de ellas de pequeño tamaño; la climatología y la existencia de una costa abrupta, entre otros. Los riesgos de esta actividad derivan principalmente del empleo de los distintos equipos de trabajo y maquinaria utilizada para largar y virar las artes de pesca, de la exposición a condiciones meteorológicas y ambientales adversas y de los sobreesfuerzos que se producen durante la manipulación de las capturas, ya sea al extraerlas de las artes, al estibarlas en cubierta o en las bodegas, o al descargarlas en puerto.

El ISSGA tiene elaborado numeroso material técnico y de divulgación sobre seguridad y salud laboral en este sector. Destaca la colección “Lembra”, que son documentos redactados de forma sencilla y didáctica, donde los trabajadores y trabajadoras del sector pueden verse reconocidos en las imágenes, y en los que se informa de los principales riesgos a los que están sometidos y las medidas preventivas necesarias para prevenirlos.

También hay que destacar la Guía de Vigilancia de la Salud en el Sector Pesquero, publicación elaborada en colaboración con los institutos de seguridad y salud laboral de Asturias, Cantabria y Euskadi. Se puede decir que esta publicación se ha convertido en una auténtica guía de prevención de riesgos laborales para distintos colectivos del sector pesquero y afines: flotas de bajura y artesanal; actividades de marisqueo a pie, extracción de recursos específicos y actividades auxiliares a la pesca; y flotas de altura y gran altura.

Su instituto ha participado en una campaña de concienciación y sensibilización sobre dispositivos de salvamento y rescate en buques pesqueros de Galicia, ¿podría comentarnos más detalladamente esta iniciativa?

Efectivamente, para nosotros es esencial mejorar los hábitos laborales de los profesionales del mar e implantar una conciencia preventiva en el sector.

Con esta campaña queremos informar y formar a las tripulaciones sobre el uso de los dispositivos de salvamento y supervivencia en las embarcaciones de pesca, y fomentar el uso del chaleco salvavidas durante los trabajos en cubierta. Algo tan sencillo como generalizar el uso del chaleco salvavidas sin duda contribuiría a mejorar la seguridad a bordo de las embarcaciones, y a que muchos de los accidentes por caída al mar no tuvieran resultado mortal.

Para esto elaboramos una publicación técnica dentro de la colección “Lembra” donde se explica el uso y las recomendaciones de mantenimiento y almacenamiento de los distintos dispositivos de supervivencia y salvamento: chaleco salvavidas de trabajo y de abandono de buque, traje de supervivencia e inmersión, equipo lanzacabos, aro salvavidas, balsa salvavidas hinchable, bote de rescate, cohete lanzabengalas, bengala de mano, señal fumígena, radiobaliza, respondedor de radar, VHF portátil, Sistema de Identificación Automática (AIS),

También elaboramos un tríptico y dos carteles en los que explicamos los motivos para utilizar el chaleco salvavidas, recomendamos la elección del chaleco idóneo en función de las circunstancias existentes, incidimos en la importancia de utilizarlo mientras se trabaja en la cubierta de la embarcación, damos indicaciones básicas sobre el almacenamiento y mantenimiento y hacemos una especial referencia a su correcta colocación.

Este material lo distribuimos en los ayuntamientos del litoral gallego, en concreto en los lugares frecuentados habitualmente por las tripulaciones de los buques: cofradías de pescadores, lonjas, pescaderías, centros de salud, casas de cultura, bares, supermercados, farmacias.

Complementa esta iniciativa con varios cursos de formación de carácter eminentemente prácticos sobre actuación en caso de accidente y utilización correcta del chaleco salvavidas y otros medios de salvamento y protección, dirigidos a trabajadores y trabajadoras de este sector.

Esta campaña complementa otras iniciativas como es el caso de los programas Segumar y Vixía, una iniciativa pionera en España en la que, equipos de control especializados formados por un inspector de trabajo y seguridad social y por un técnico de prevención de riesgos laborales del ISSGA, realizan las inspecciones a bordo de los buques en el que se refiere a las condiciones de seguridad y salud.

También debo destacar la inmejorable colaboración que tenemos con las entidades representativas del sector: cooperativas de armadores, cofradías de pescadores, servicios de prevención mancomunados del sector, etc.

El ISSGA ha realizado una campaña de buenas prácticas en la industria conservera para prevenir riesgos laborales ¿qué resultados ha obtenido? ¿qué mejoras se pueden aplicar?

Se trata de una campaña de buenas prácticas para fomentar la prevención de los riesgos laborales en este sector, en especial de los riesgos ergonómicos por la alta incidencia de los trastornos músculo-esqueléticos que se producen en el mismo.

Para la realización de esta campaña elaboramos una guía de buenas prácticas, un tríptico y un cartel con los que se busca promover y potenciar la sensibilización y la formación de los trabajadores y trabajadoras de este sector, la divulgación de la cultura preventiva. Distribuimos las guías y los carteles en las empresas conserveras gallegas, y completamos la campaña con cursos de formación en las empresas.

La guía analiza cada una de las fases y tareas de los procesos de trabajo de las factorías conserveras y detalla medidas preventivas específicas en cada una de ellas. Se centra fundamentalmente en explicar las medidas idóneas para la prevención de los trastornos músculo-esqueléticos, el mayor riesgo laboral asociado a este sector. La guía es el resultado de un estudio biomecánico realizado para todos los puestos de trabajo de la cadena productiva existente en las empresas del sector de la conserva del atún.

La campaña ha tenido muy buena acogida en las empresas del sector, lo cual sin duda tenemos que agradecer a la colaboración prestada por Anfaco-Cecopesca, la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas y que aglutina a más de 245 empresas.

¿Qué mejoras se pueden aplicar? En la guía de buenas prácticas damos consejos útiles para reducir los trastornos músculo-esqueléticos, además de proponer una serie de medidas preventivas en las tareas determinadas como críticas en el estudio previo realizado en los puestos de trabajo.

¿Disponen de estudios, datos, estadísticas o cifras recientes sobre la situación de los trabajadores en Galicia y los riesgos laborales más frecuentes? Podría comentarnos los resultados y apuntarnos las mejoras a realizar.

Actualmente estamos desarrollando la fase de trabajo de campo de la Encuesta de Organización Preventiva y Condiciones de Trabajo en Galicia, cuyo resultado presentaremos el próximo año.

En este momento destacaría tres ámbitos en los que hay que trabajar especialmente: La protección de la maternidad en el ámbito laboral, el impacto de la edad en la gestión de la prevención de riesgos laborales derivado del envejecimiento de la población trabajadora, y el regreso al trabajo tras una baja de larga duración por accidente o enfermedad.

Sin duda también tenemos que incidir en los riesgos nuevos y emergentes, y por supuesto en la prevención de los trastornos músculo-esqueléticos y los riesgos psicosociales.

Y en cuanto a los sectores de actividad, destacaría la necesidad de seguir trabajando con el sector pesquero y muy especialmente con el sector forestal, en especial la actividad de silvicultura, que tiene un peso relativo muy grande en Galicia respecto al conjunto del Estado.

Por último, tendremos que abordar los nuevos riesgos derivados de la ya presente industria 4.0, con aspectos novedosos como la convivencia de los trabajadores con robots colaborativos o cobots, realidad virtual y realidad aumentada, nanomateriales, big data, etc.

Y mención especial requiere la aparición en el ámbito laboral de los drones, que sin duda tienen una aplicación práctica muy interesante desde el punto de vista de la seguridad y salud laboral: inspecciones de seguridad, mantenimiento de líneas de alta tensión, control de palas de aerogeneradores, operaciones en minas a cielo abierto, vigilancia aérea en trabajos forestales, acceso a espacios confinados, etc.

Previous La fisioterapia manual en mujeres con síndrome del túnel carpiano podría prevenir la cirugía
Next El consumo de legumbres se asocia a un menor riesgo de desarrollar diabetes

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *