La música, herramienta para el incentivo laboral


Siempre hay un buen motivo para escuchar buena música. Pero, ¿la legislación española permite hacer uso de este recurso en horario y en el entorno laboral? La ciudad de Vigo, concretamente la línea de montaje de PSA es la primera que ha dado un paso al frente, permitiendo a sus trabajadores el uso de auriculares mientras desarrollan sus tareas.

Así lo han acordado dirección y trabajadores, ya que actualmente no hay ninguna ley que regule esta cuestión, sino que es el propio empresario el que debe recoger en su normativa de la compañía si lo ve factible o no.

La fábrica de Vigo ha reconocido la permisividad, siempre y cuando se respeten cinco normas: uso de un único auricular, no utilizar en ningún caso en desplazamientos, los cables del dispositivo deben permanecer en el interior del uniforme de trabajo, no se puede utilizar un volumen excesivo y el aparato no debe provocar ni entrañar riesgo alguno para la seguridad.

Sobre el peligro, Germán Cañavate, Asesor Senior en prevención de riesgos laborales de OTP destaca que “la música a volúmenes altos puede ocasionar hipoacusia, y también puede mermar la capacidad de recibir señales acústicas como alarmas de evacuación, señales de auxilio o presencia de vehículos. La utilización de la música en el trabajo debe valorarse minuciosamente, según las tareas a desarrollar, sin abusar de los auriculares que también pueden llegar a generar cierto aislamiento social”.

Cañavate señala que “para evitar la hipoacusia hoy día el mercado tecnológico conocedor de la situación, está respondiendo a ello mediante la fabricación de auriculares con sistemas de cancelación activa y pasiva de ruido exterior. El uso de estos medios por separado o de forma simultánea permite al usuario escuchar música con auriculares a niveles de potencia bajos, inferiores a 80dBS, independientemente del ruido de fondo exterior, lo que supone evitar el riesgo de pérdida auditiva”.

Cada vez más, los trabajadores demandan en su entorno laboral poder realizar sus funciones en compañía de un hilo musical mediante el uso de auriculares para de este modo hacer más amena y llevadera su jornada de trabajo.

Hay estudios que señalan que la música está conectada directamente con el lado más primitivo del ser humano, generando así en el cerebro endorfinas y dopamina, lo que provoca un estado optimista, de calma y relajación.

Además, la música tiene un impacto en nuestro sentido del humor, estimulando la comunicación y favoreciendo el bienestar. Tal y como se demuestra en varias investigaciones se puede llegar a mejorar el rendimiento en un 15%, reduciendo la sensación de cansancio y fatiga, evitando los malos pensamientos. También es un recurso excelente para combatir el estrés, aumentando la productividad y concentración, favoreciendo así la calidad del sueño.

German Cañavate, experto de OTP señala que “dependiendo del tipo de trabajo que desempeñemos la música puede ser un gran aliado para concentrarse o para las personas que tienen un trabajo más monótono, al tiempo que el uso de auriculares con música en un entorno laboral con ruido permite reducir las distracciones”.

Dime qué tipo de música y te diré sus beneficios

Según un estudio elaborado en 2009 por la Universidad de Philadelphia, la música barroca ayudó a un grupo de radiólogos a mejorar su precisión en el diagnóstico. Por otro lado, la música electrónica tiene el ritmo perfecto para llevar al cerebro a un estado de concentración y creatividad, además de minimizar el nivel de estrés y mejorar la energía.

Sin embargo, si el trabajo está relacionado con la lectura, escritura o cálculo, se debe apostar por una música sin letras (la denominada instrumental) para no desviar la atención hacia el mensaje.

Según un artículo, publicado por Popular Science se revela que la música de viodeojuegos fomenta la concentración, productividad y eficiencia, en términos de trabajo y estudio. Además, esta tipología musical carece de letras, por lo que la distracción en el entorno laboral es menor, aumentando la eficiencia, rendimiento y atención del individuo.

Pero no todas las personas reaccionan igual ante la música, ya que existen casos en que este recurso puede generar el efecto totalmente contrario. Hay personas que no necesariamente son más productivas en un ambiente con música. La edad también puede ser un factor determinante, que influye en el rendimiento del trabajador, siendo los de menor edad los que más mejoran cuando hay música mientras realizan una tarea, siendo en los de mayor edad en los que tiene un menor impacto.

Previous Joan Bonmatí nos habla de como monitorizar y mejorar la vida de los pacientes con la App Healthing Diabetes
Next El Gobierno aprobará un nuevo Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *