La polución afecta a la atención a corto plazo de los niños y niñas


La contaminación atmosférica, no solo puede presentar efectos sobre el desarrollo neurológico a largo plazo, un estudio liderado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) pone de manifiesto que también pueden producirse fluctuaciones en la función de atención en niños y niñas a corto plazo.

El trabajo publicado en Epidemiology muestra que los niveles diarios de dióxido de nitrógeno (NO2) y carbono elemental (o carbono negro), dos de los contaminantes asociados al tráfico, producen dichas alteraciones en niños y niñas.

El estudio realizó un seguimiento a unos 2.700 niños y niñas de entre 7 y 12 años de cerca de 300 aulas de 39 colegios de la ciudad de Barcelona.

A lo largo de un año, los científicos realizaron cuatro visitas a los escolares, en las cuales evaluaron por medio de tests por ordenador cuatro dominios diferentes de los procesos de atención; un test típico, en la pantalla aparecen aleatoriamente una serie de peces que miran a la izquierda o la derecha. Los niños participantes han de marcar lo que les solicite el ejercicio. La prueba dura unos 12 minutos, por lo que, además del acierto, se puede medir la velocidad y el grado de agotamiento. Los datos obtenidos a través de estas pruebas se cruzaron con mediciones diarias de los niveles de NO2 y carbono elemental tanto en el exterior como en el interior de las aulas.

El análisis de los resultados muestra que los incrementos en los niveles ambientales de los contaminantes procedentes del tráfico están asociados con una disminución en todos los procesos de atención dentro de las aulas. Más concretamente, los días en que los niños y niñas estuvieron expuestos a mayores niveles de contaminación mostraron un retraso equivalente a más de un mes en la mejora natural de la velocidad de respuesta que cabría esperar como consecuencia del desarrollo con la edad.

“La respuesta de los niños y niñas fue más lenta y menos consistente en los días con niveles más altos de contaminación atmosférica relacionada con el tráfico en el ambiente. Desconocemos el impacto que puede tener en los procesos de aprendizaje, aunque el efecto estimado fue modesto a nivel individual, cuando se extrapola este tipo de exposiciones comunes con efectos pequeños en la función cognitiva a nivel poblacional, el impacto es importante”, explica Jordi Sunyer, investigador de ISGlobal y catedrático de la UPF, ”estamos ante una evidencia más acerca de la necesidad de evitar la contaminación atmosférica en el entorno de los centros escolares, y muy especialmente la proveniente de los vehículos diésel”.

Uno de los próximos objetivos será comprobar si esa merma en la concentración por culpa de la contaminación empieza ya en los primeros meses de vida, avanza Sunyer.

Previous Educación en seguridad vial para conductores senior
Next Rumbo a una seguridad y salud 4.0

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete