La terapia de realidad virtual ayuda a reducir el dolor en pacientes hospitalizados


La terapia de realidad virtual es efectiva para reducir el dolor en pacientes hospitalizados, según un nuevo estudio de Cedars-Sinai.

En el estudio, publicado en línea hoy por JMIR Mental Health, una publicación hermana del Journal of Medical Internet Research, los investigadores examinaron 100 pacientes hospitalizados que informaron puntajes de dolor mayor a 3 en la Escala de Calificación Numérica del Dolor.

Cincuenta pacientes recibieron terapia de realidad virtual. Consistía en usar gafas de realidad virtual para ver contenido de videos relajantes como paseos en helicóptero sobre paisajes de Islandia o imágenes en las que simulaban nadar en el océano con ballenas. Esos pacientes informaron de un descenso del 24 por ciento en las puntuaciones de dolor después de usar las gafas de realidad virtual.

Otros 50 pacientes vieron un video de naturaleza bidimensional y estándar, que representa escenas relajantes con una pista de música también relajante. Estos pacientes solo experimentaron una reducción del dolor de un 13.2 por ciento.

“Los resultados indican que la realidad virtual puede ser una herramienta efectiva junto con los protocolos tradicionales de control del dolor”, dijo Brennan Spiegel, MD, directora de la investigación del Servicio de Salud de Cedars-Sinai. “Esto les brinda a los médicos y pacientes más opciones que solo la medicación”.

Si bien se desconoce exactamente cómo funciona la realidad virtual para reducir el dolor, Spiegel atribuye el beneficio a lo que él llama “distracción inmersiva”. En otras palabras, cuando la mente está profundamente inmersa en una experiencia inmersiva, se vuelve difícil, si no imposible, percibir otros estímulos, incluido el dolor.

“Creemos que la realidad virtual secuestra los sentidos, pero en el buen sentido”, dijo Spiegel. “Crea una distracción inmersiva que impide que la mente procese el dolor, ofreciendo un suplemento libre de drogas para el control tradicional del dolor”.

Debido a que la intervención de RV fue solo de 15 minutos e incluyó solo una visualización, es posible que el dolor rebote después de completar la sesión de terapia, dijo Spiegel y agregó que la reducción del dolor a largo plazo puede requerir una exposición sostenida y repetida a un contenido variado de realidad virtual.

“Con base en este estudio, ahora estamos llevando a cabo una prueba más grande para medir el impacto de la realidad virtual en el uso de analgésicos, la duración de la estadía en el hospital y las puntuaciones de satisfacción después del alta”, aseguró.

Previous Toyota presenta nuevos sistemas de seguridad en sus vehículos para 2018
Next La fisioterapia manual en mujeres con síndrome del túnel carpiano podría prevenir la cirugía

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *