Los robots hacen frente a la demencia


Vía Euronews. 

Mary vive en Irlanda, tiene 83 años y hace dos se le diagnosticó una demencia severa. Hoy tiene una cita con Mario, un robot capaz de despertar su memoria durante un rato. “La gente con demencia puede no recordar algunas de las actividades diarias inmediatas, pero son capaces de recordar todas las letras de las canciones de su juventud”, asegura Adam Santorelli, ingeniero eléctrico de la Universidad Nacional de Irlanda, Galway, quien además asegura que es muy agradable ver un proceso que hace “muy felices” a aquellos que se benefician de él. Algo que también sostiene John Çohen, que trabaja en el centro de asistencia de St. Brenans, porque “hay música y luces y hay muchas cosas que un robot puede hacer. Ayuda a los pacientes a hablar y una vez que lo ven, se impresionan de lo que un robot es capaz de hacer”.

Los efectos de la demencia se pueden prevenir o mitigar con simples cambios en la percepción propia y en la estimulación cerebral. Esa es básicamente la tarea de Mario. Aunque, como explica Santorelli, los retos son enormes: “Algo tan simple como elegir si tocar música o escoger un género musical, estas preguntas son un desafío para alguien con demencia. Primero hicimos un diseño, lo probamos y nos percatamos de las complicaciones. Volvimos y hablamos con los ingenieros de software para modificar estas opciones y hacerlo mas simple y más fácil de manejar para la gente con demencia.”

Mario fue desarrollado por científicos de un proyecto europeo de investigación. Decenas de personas con demencia lo han probado en Inglaterra, Italia y aquí, en Irlanda. Des O’Doherty es una ellas y asegura que “no puedo recordar por ejemplo qué hora del día es, a qué hora tengo que ir a por el desayuno o cuándo tengo que ir al baño. Esta máquina me ayudaría y con suerte me podría devolver información con la que podría hacer lo que en un principio quería”.

Según los investigadores, los robots nunca podrán sustituir los cuidados humanos. Pero también defienden que en ciertos momentos pueden hacer frente a la soledad o el aislamiento provocado por la demencia. Sally Whelan también es investigadora en la Universidad Nacional de Irlanda, Galway y pone el caso de un hombre que no se comunicaba y se pasaba horas caminando por los pasillos pero que, gracias a un robot, se sentó finalmente y utilizó una aplicaci´ón de pintura.

Los investigadores dicen que la tecnología está casi lista para que Mario esté en el mercado en cinco o seis años debido a que “la innovaciones están ocurriendo muy rápido, aunque requiere unos ajustes antes de ponerlo a la venta”.

 

 

 

Previous Un estudio relaciona la exposición nocturna a la luz azul con los cánceres de mama y de próstata
Next El perfil de víctima de accidente laboral es el de hombre de mediana edad recién incorporado a la empresa y durante las primeras horas de la jornada

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *