Nuño Azcona: “Apenas el 30 % de las personas sabe hacer una RCP”


Entrevistamos a Nuño Azcona, Director General de B+Safe (Grupo Almas Industries), multinacional líder en tecnologías de la salud y seguridad para conocer más de cerca el auge de espacios públicos y privados, para generar un entorno protegido, mediante la instalación de desfibriladores para prevenir accidentes de carácter cardíaco.

-¿Qué es la cardioprotección?

La cardioprotección es, lo primero de todo, un compromiso completo hacia el corazón de las personas. No solo consiste en tener un desfibrilador, que es lo más importante para salvar vidas, sino también disponer de formación adecuada en su uso y en RCP, además de contar con mantenimiento para los equipos, asegurando siempre que estén en condiciones para su uso. Desde B+Safe ofrecemos el servicio completo para que la atención sea lo mejor posible en caso de paro cardíaco en las proximidades. Otro apartado importante es el registro de los equipos en cada CCAA para conseguir un mapa de cardioprotección en nuestro país. También es clave la prevención individual en forma de buenos hábitos de vida, hacer ejercicio, alimentación variada y sana o no fumar…

-¿Es obligatorio contar con desfibriladores en áreas de carácter público (parques, piscinas, bibliotecas, centros educativos, museos, etc)?

La legislación en España habla de recomendación, y deriva a Reales Decretos en cada Comunidad Autónoma, por lo que la obligación depende de cada región y del compromiso individual de cada entidad o empresa. Euskadi, Andalucía, Cataluña, Canarias y Asturias son las únicas que obligan a su instalación bajo unos requisitos. No existe uniformidad de criterio sobre dónde es obligatorio, aunque siempre depende del volumen de personas que se reúnen en esas áreas y de la extensión en metros cuadrados. Navarra, Murcia o Madrid están en proceso de unirse a este grupo, así que esperamos que este compromiso siga creciendo y cardioprotegiendo a más ciudadanos.

-¿Tienen datos estadísticos sobre la incidencia de casos de paro cardíaco en España?

Según los registros de la Fundación Española del Corazón, se dan unas 30.000 paradas cardíacas extrahospitalarias anuales en España, algo que choca con la escasa cardioprotección, que se cifra en torno a 1,5-2 desfibriladores por cada 10.000 personas. Aplicar una descarga con un desfibrilador, sobre todo en los primeros minutos tras el infarto, puede reducir drásticamente los fallecimientos provocados por el paro cardíaco. Aunque hay grupos de riesgo, lo cierto es que un infarto puede afectar prácticamente a cualquier persona en cualquier momento, así que hay que estar preparados.

-¿Qué debemos hacer en caso de encontrarnos con una persona que sufre un ataque cardíaco repentino? ¿Cuáles son los pasos a seguir? 

En primer lugar hay que llamar a los servicios de emergencias para que acudan lo antes posible, tal y como indica la cadena de supervivencia. En caso de disponer de un desfibrilador con tele-asistencia puede tranquilizarnos y ayudarnos en los primeros pasos a seguir. Una vez colocados los electrodos del DESA, este realizará un electro para saber el estado del paciente y seguidamente marca los pasos a seguir, incluyendo el masaje cardíaco y su ritmo. La persona que está atendiendo al infartado debe hacer maniobras de RCP (masaje cardíaco) para reanimar al afectado hasta la llegada de emergencias.

-Creo que en establecimientos de playas han instalado desfibriladores e incluso los camareros han aprendido a utilizarlos, cuéntenos la experiencia y si puede describirnos otros espacios “curiosos” en los que hayan ubicado estos aparatos.

Sí, las playas en verano están llenas de gente y aumenta la probabilidad de que alguna de estas personas sufra un paro cardíaco. Cómo no, está también el riesgo de ahogamiento, así que los desfibriladores son de gran ayuda. Lo que nos llama la atención positivamente es que espacios sin obligación de instalar los dispositivos se comprometen con sus clientes y con cualquiera en las proximidades. Otros espacios curiosos son autocares, taxis, gasolineras o bares, se trata de un servicio adicional y supone una diferenciación vital.

-¿Considera que en España se cuenta con medidas suficientes de prevención en este ámbito con respecto a otros países europeos?

España está aún lejos de países vecinos como Francia o Alemania, que tienen una proporción de desfibriladores por persona mucho más elevada. En España hay menos de dos por cada 10.000 habitantes, además de que, según el Estudio de cardioprotección de B+Safe, apenas el 30 % de las personas sabe hacer RCP, lo cual limita mucho la capacidad de salvar a alguna persona que padezca algún paro cardíaco. La tendencia, no obstante, es positiva gracias también a la labor de la comunidad médica y a la labor de los medios de comunicación.

-¿Cree que se debería abundar más en la formación de atención en caso de accidente cardíaco y en el uso de aparatos como el desfibrilador?

Sin duda, deberíamos empezar ya en la educación escolar con ellos, hay países en los que desde las escuelas se enseña a los niños a hacer maniobras de RCP, e incluso en España ha habido casos de niños que han asistido a familiares suyos que sufrieron infartos. En las empresas, por ejemplo, la presencia de un desfibrilador y capacitar a los trabajadores en esta atención comienza a ser parte imprescindible de la prevención de riesgos laborales.

-Normalmente, ¿las empresas disponen de cardioprotección para sus trabajadores?

Es una tendencia al alza, las empresas se dan cuenta de que tener un desfibrilador a su alcance y que su personal sepa reaccionar ante paros cardíacos es un aspecto que salva vidas, aunque aún queda mucho por hacer, ya que se trata de un beneficio social de máxima magnitud y mínima inversión. De hecho, los hogares y los espacios laborales son los lugares donde hay más accidentes cardíacos, que son además la principal causa de las muertes laborales.

-¿Qué otro tipo de tecnología comercializa su empresa que también apueste por la salud?

Además de los desfibriladores, desde B+Safe contamos con soluciones de tele-asistencia. Se trata de terminales y brazaletes que se deben activar en caso de emergencia o alarma, y ellos mismos llaman a familiares o emergencias con un sistema de manos libres que no implica tener que usar un teléfono. Este servicio supone que ante cualquier tipo de problema el usuario pueda comunicarse inmediatamente para pedir asistencia. Por otro lado, disponemos de soluciones biométricas, donde somos especialistas, que son la mejor forma posible de identificación tanto para el acceso físico o a cualquier información u otros aspectos cada vez más frecuentes, como las transacciones y pagos, así como la gestión presencial.

 

Previous Jornada Técnica: Equipos de trabajo. 20 años del RD 1215/97
Next Dosime: Un detector de radiación con conexión Bluetooth

1 Comment

  1. […] Según Nuño Azcona, director general de B+Safe (Grupo Almas Industries), “cada año se producen c… así que la cardioprotección permite una respuesta inmediata para intentar minimizar su impacto, lo que podría ayudar a salvar muchas vidas”. No hay que olvidar que el 80% de las paradas cardíacas se producen en el trabajo o en el domicilio al ser los lugares donde nos encontramos la mayor parte del tiempo. […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *