Relacionan el riesgo de bajo peso al nacer con sustancias en el entorno laboral de las embarazadas


Los riesgos a los que se expone una madre durante el embarazo son un tema de preocupación constante. La revista digital SINC muestra los resultado de un estudio realizado por el Instituto Global de Barcelona (ISGlobal)  y publicado en Environmental Health Perspectives muestra una asociación entre la exposición a disruptores endocrinos en el puesto de trabajo con un incremento del riesgo de bajo peso al nacer.

El estudio ha analizado datos de 131.279 mujeres embarazadas en situación laboral pertenecientes a 13 cohortes de nacimiento europeas. Otro de sus hallazgos muestra que un 11% de las participantes tenían trabajos clasificados como posible o probablemente expuestos a los disruptores endocrinos.

La exposición a estos compuestos químicos que alteran la regulación hormonal está asociada con un amplio abanico de consecuencias negativas para la salud, como cánceres de mama, próstata y testículo, diabetes, obesidad o una disminución de la fertilidad. Aunque las políticas sobre su uso han ido evolucionando, todavía están presentes en algunos productos alimenticios y de consumo.

“La población en general está expuesta a pequeñas concentraciones de disruptores endocrinos a través de los alimentos y de productos de consumo, aunque en algunos casos se dan exposiciones a concentraciones más altas en el ámbito laboral”, explica Martine Vriheid, investigadora de ISGlobal y coordinadora del estudio. Los efectos derivados de la exposición a disruptores endocrinos se producen a dosis muy bajas, en general muy por debajo de los límites de exposición legalmente establecidos.

“Durante el embarazo se dan periodos de vulnerabilidad durante los cuales el feto es especialmente sensible a factores ambientales. Estudios anteriores habían establecido una asociación entre la exposición a disruptores endocrinos entre la población general y una disminución en el crecimiento fetal.

Durante el desarrollo del feto, existen periodos en los que es más vulnerable a los factores ambientales. Ya se han realizado investigaciones ya se demostró la relación entre la exposición a estas sustancias y el bajo peso del bebe, pero es gracias a los hallazgos de ISGlobal se ha obtenido documentación científica que trata la exposición de las mujeres embarazadas en su actividad laboral.

Los resultados muestran que las mujeres con trabajos clasificados como expuestos a uno o más grupos de disruptores endocrinos tenían un 25% más de riesgo de dar a luz a un bebé con bajo peso a término. Asimismo, se observó que el riesgo de bajo peso al nacer a término era mayor cuánto mayor era el número de grupos de disruptores endocrinos a los que las mujeres estaban expuestas en sus trabajos.

Entre las profesiones estudiadas, las peluqueras y las trabajadoras del sector agrario fueron clasificadas como expuestas simultáneamente a al menos cuatro de estos grupos químicos, entre los cuales figuran los ftalatos, ‘significativamente asociados’ con bajo peso al nacer.

Cabe destacar que no se ha encontrado ninguna asociación entre la exposición a alguno de los grupos disruptores endocrinos estudiados y la posibilidad de partos prematuros.

“Estos hallazgos deberían ir seguidos de un estudio de las consecuencias para la salud a través de la niñez, así como de investigaciones que se centren en las profesiones expuestas a múltiples disruptores endocrinos”, concluyen las investigadoras

Previous Prevención 4.0 en el ámbito de la automoción
Next Robots al rescate: así ayuda la tecnología a la actuación en emergencia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *