Reprogramación celular para acabar con la diabetes


Como rutina, los diabéticos tienen que vivir pendientes de las inyecciones de insulina debido a que su páncreas no la puede generar de forma natural. La enfermedad provoca que su sistema inmune destruya las llamadas células islote, que permiten que el páncreas produzca esta hormona que regula el nivel de glucosa en la sangre. ¿Y si nos encontráramos ante el final de esta dependencia? ¿Y si se pudiera tratar la diabetes meduante terapia genética?

Los resultados de una investigación publicada en la revista Nature Communications muestra como científicos del Centro Max Delbrück de Medicina Molecular en Berlín (Alemania) han modificado genéticamente células tomadas del hígado para que actúen como estas células islote.

La investigación dirigida por Francesca Spagnoli, no trataba de generar nuevas células sino forzar una ‘crisis de identidad’ en las ya existentes en el hígado, reprogramando genéticamente su comportamiento para que actúen como las células eliminadas por la enfermedad y ayuden a que el páncreas vuelva a generar insulina.

El objetivo se ha cumplido gracias a la modificación de un solo gen, el TGIF2, que se encuentra activo en el tejido del páncreas pero no en el hígado.

La bióloga molecular española Nuria Cerdá-Esteban, investigadora del equipo de Spagnoli y autora principal del estudio, realizó pruebas en ratones, y observó que las células del hígado se comportaban como células pancreáticas al recibir copias del gen TGIF2.

Como pudieron comprobar los autores, al principio las células perdían sus propiedades hepáticas para desarrollar después las características propias de las células islote. Después, trasplantaron esas células modificadas a ratones enfermos de diabetes.

Los resultados muestran como tras la intervención los niveles de glucosa en la sangre de los roedores mejoraron de forma natural. Las células modificadas estaban asumiendo la función de esas células islote perdidas.

Con estos datos, la siguiente línea de actuación es intentar aplicar el éxito en pacientes humanos, aunque aún queda camino por recorrer.

“Existen diferencias entre humanos y ratones que estamos tratando de salvar, aunque estamos en el camino correcto para desarrollar terapias en el futuro”, explica Spagnoli.

El equipo está trabajando en esta misma estrategia para células del hígado en humanos gracias a una beca otorgada en 2015 por el Consejo Europeo de Investigación (ERC).

Previous 1,3 millones de españoles resultaron lesionados en accidente de tráfico en la última década
Next La higiene dental puede prevenir el infarto

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *