Robots inteligentes diseñados para el cuidado de las personas mayores


La tecnología aplicada a la ayuda doméstica es cada vez más una realidad en muchos hogares y familias de todo el mundo. La revista Euronews. presentó en uno de sus artículos el proyecto GrowMeUp que forma parte del programa europeo “Horizon 2020” diseñado para desarrollar proyectos de cooperación sobre salud de la tercera edad. Su financiación tiene como base las conclusiones del G7 sobre el desafío que supone el envejecimiento de la población.

Cuenta con la figura de Hugo, un robot diseñado para actuar y moverse con autonomía en ambientes domésticos. Puede detectar, reconocer y monitorizar personas y objetos.

Hugo de momento es un prototipo, pero ya se ha implantado en muchos hogares como el de María Isabel Mendes Neto, la cual comenta las necesidades y utilidades que necesitaría de Hugo: “en estos momentos me siento más o menos bien, conservo mis facultades, pero envejezco y soy cada vez más senil, me olvido de las cosas. Si pierdo las gafas, estaría bien poder pedirle al robot que me las busque. Eso sería realmente útil para mi”.

El objetivo de los científicos de la Universidad de Coimbra que esta llevando a cabo el estudio en colaboración con la Unión Europea, es que el robot acabe reconociendo sonidos y objetos, que exprese emociones e incluso que llegue a hablar. “El robot es capaz de sintetizar voces y comprender palabras”, explica Gonçalo S. Martins, ingeniero electrónico, “a partir de ahí, somos capaces de construir diálogos adaptados a lo que el usuario exige en cada momento de la conversación.”

La idea final es que este robot forme parte de una especia de “casa inteligente”, será equipado con sensores para medir la temperatura, si hay una fuga en la calefacción, si nos hemos dejado el frigorífico abierto o el horno encendido. Por ahora para monitorizar la situación necesitan estar cerca del lugar donde está ocurriendo.

En un futuro, los investigadores aspiran a que el robot sirva de lazo de unión entre las personas mayores, sus familiares, amigos y cuidadores. “Creo que en el futuro estos robots serán muy útiles. Podrán proponer juegos interactivos para estimular las capacidades cognitivas y comunicativas de las personas mayores. Los robots les permitirán mantener conversaciones, algo realmente necesario, porque debido a la soledad, estas personas hablan cada vez menos”, explica Ana Santos, miembros de Cáritas de Coimbra.

“Si las autoridades sanitarias están convencidas de que la tecnología puede ayudar a solventar los problemas que generan los cambios demográficos, entonces, se generará un mercado que, a su vez, impulsará el desarrollo de este tipo de inventos tecnológicos”, explica Jorge Dias, ingeniero electrónico de la Universidad de Coimbra y coordinador del proyecto GrowMeUp.

Previous La seguridad del transporte escolar: objetivo de la nueva campaña de Tráfico
Next El IBV valida una herramienta para evaluar los riesgos ergonómicos de los trabajadores del sector sociosanitario

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *