¿Salvar al pasajero o al peatón? El dilema moral del coche sin conductor


Los algoritmos que ayudan a tomar decisiones a los coches autónomos suelen optar por proteger a los peatones frente a los pasajeros en caso de accidente. Ahora, un estudio muestra que muy pocas personas estarían dispuestas a comprar uno de estos vehículos si su seguridad no quedara garantizada a toda costa. Sin embargo, se calcula que podrían eliminar hasta un 90% de los siniestros de tráfico.

En caso de accidente, los programas informáticos toman decisiones en los vehículos autónomos que tienden a sacrificar a sus propios pasajeros si hay un riesgo de atropello de peatones. “Pero muy pocas personas estarían dispuestas a comprar un coche que no ponga su seguridad en primer lugar, aunque les parezca bien que otros los adquieran”, explica a Sinc Francois Bonnefon, investigador de economía de la Universidad de Toulouse (Francia).

Bonnefon, junto a sus colegas Azim Shariff, del departamento de Psicología de la Universidad en Oregón, e Iyad Rahwa, del Media Lab del MIT, han realizado un estudio sobre el dilema social de los coches sin conducto. El trabajo, que incluye los resultados varias encuestas online, ha sido publicado en la revista Science.

Retos de programación

“Los programadores, que están ahora tratando de definir los algoritmos para ayudar a que estos coches tomen decisiones, se enfrentan a múltiples retos. A esto se añaden las cuestiones de ética y moral que hasta ahora no se han debatido en profundidad”, dice el investigador francés.

En su opinión, no hay una solución clara para este dilema, “lo que sí es seguro es que se necesita una conversación colectiva para que la gente pueda expresar sus puntos de vista morales y así obtener una mejor comprensión y un punto de partida antes de pasar a temas más espinosos”, agrega.

Con el objetivo de iniciar esta conversación, el equipo realizó seis encuestas online con residentes de Estados Unidos, entre junio y noviembre de 2015, en las que se fornularon preguntas sobre la forma en que les gustaría que se comportaran los vehículos autónomos (AV, por sus siglas en inglés).

Los escenarios planteados incluyen, entre otras cuestiones, el número de vidas de peatones que se podrían salvar. Los autores crearon además la web interactiva The Moral Machine site en la que la gente puede explorar y crear nuevas situaciones.

Previous Un estudio aborda los efectos psicosociales asociados a la práctica de Pilates
Next Mª Teófila Vicente: "Combatir el cáncer es sin duda uno de los grandes retos de nuestro siglo"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete