21 modelos obtienen la recomendación ‘satisfactoria’, y otros tres la de ‘aceptable’

  • Dos de las sillas califican como ‘muy insatisfactorias’ debido a la presencia de sustancias tóxicas en sus materiales
  • Este informe analiza, por primera vez, el primer elevador homologado según el Reglamento 129 correspondiente a la segunda fase del i-size
  • La prueba incluye seguridad ante impacto frontal y lateral; manejo, limpieza y acabado; ergonomía; y contenido o ausencia de sustancias tóxicas

El RACE publica, junto al resto de partners europeos, el primer informe de evaluación de los Sistemas de Retención Infantiles (SRI) de 2018, realizado en el laboratorio del ADAC en Landsberg, en el que dos de las 29 sillas analizadas han suspendido el test de impacto frontal. 21 modelos obtienen la recomendación ‘satisfactoria’, y otros tres la de ‘aceptable’. Dos de los tres modelos restantes no han superado las pruebas, con nota de ‘muy insatisfactoria’ debido a la detección de sustancias tóxicas en sus materiales, mientras que uno más no llega al ‘aceptable’ por problemas de seguridad y manejo.

Las dos sillas que no han superado el test de impacto frontal son la Giordani Evolution Isofix y la Concord Ultimax i-Size. En la primera de ellas se registraron altas cargas y el cinturón ventral se subió hasta la zona abdominal del maniquí, por lo que el riesgo de lesión es alto. Por su perte, en la segunda de ellas, el armazón se rompió y la silla dejó de ofrecer suficiente protección al estar rota la estructura.

Ver el informe completo en RACE