El Factor de ajuste en la protección respiratoria, un factor a tener muy en cuenta


¿Sabemos si las protecciones respiratorias que emplean los trabajadores ajustan correctamente de forma que se garantice que no penetran contaminantes químicos a sus vías inhalatorias? ¿se utilizan bien estos equipos? ¿se recibe una formación y entrenamiento adecuado? Y…¿se adaptan a las condiciones anatómicas y fisiológicas de los trabajadores? En esta entrada intentaremos responder a estas preguntas.

El uso de productos químicos en los puestos de trabajo está muy generalizado y en muchas ocasiones se minusvalora el riesgo que ocasiona su producción, uso y exposición.

Los productos químicos presentan numerosos riesgos no sólo para la seguridad de instalaciones (debido a riesgos de explosión, inflamabilidad…) sino para la salud de los trabajadores debido a los diferentes efectos adversos que pueden tener (carcinógénicos, irritantes, mutagénicos…) así como para el medio ambiente.

 

El número de víctimas por las enfermedades profesionales debido a la exposición a productos químicos es importantísimo. La OIT estima que 2,34 millones de personas mueren cada año por accidentes y enfermedades relacionadas con el trabajo. De estas muertes, 2,02 millones corresponden a enfermedades profesionales y relacionadas con el trabajo y se estima que la cifra anual de casos de enfermedades relacionadas con el trabajo no mortales es 160 millones.

 

Por tanto, la seguridad y salud en el manejo de productos químicos es un asunto de importancia capital no solo para empresarios y trabajadores sino también para la propia Administración, las entidades relacionadas con la PRL (Servicios de Prevención propios, mancomunados y ajenos) y la industria en general.

 

La gestión de la seguridad y salud en el manejo de productos químicos debe pasar primero por una identificación de los productos químicos presentes en el puesto y/o lugares de trabajo, para después evaluar su exposición y establecer un plan de acciones tanto preventivas (o correctoras en su caso) como organizativas, de protección colectiva y por último de protección individual. Del mismo modo, no podemos olvidar la vigilancia de la salud de los trabajadores así como la información y formación de éstos en relación a los productos que usan, métodos y procedimientos de trabajo seguros, etc.

 

En este post no vamos a adentrarnos en aspectos como la evaluación de riesgos o control de la exposición a través de medidas previstas en el foco de origen o emisión, vamos a hablar de una de las medidas que con frecuencia es la más usada para controlar o reducir la exposición; la utilización de la protección individual, esto es, el uso de la protección respiratoria.

El RD 773/97, Reglamento sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual, tiene por objetivo garantizar la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual de forma que los protejan adecuadamente de aquellos riesgos para su salud o su seguridad que no puedan evitarse o limitarse suficientemente mediante la utilización de medios de protección colectiva o la adopción de medidas de organización del trabajo.

 

Con carácter general este decreto establece que los equipos de protección individual proporcionarán una protección eficaz frente a los riesgos que motivan su uso, sin suponer por sí mismos u ocasionar riesgos adicionales ni molestias innecesarias. A tal fin deben:

 

  • Responder a las condiciones existentes en el lugar de trabajo.

 

  1. Tener en cuenta las condiciones anatómicas y fisiológicas y el estado de salud del trabajador.
  2. Adecuarse al trabajador, tras los ajustes necesarios.

Hay varios tipos de protección respiratoria aunque podemos distinguir fundamentalmente entre equipos dependientes del medio ambiente (filtrantes; En ambientes contaminados con concentraciones tales que el equipo pueda reducir la concentración de estos a valores por debajo de los niveles de exposición recomendados) y los equipos independientes del medio ambiente (utilizados en ambientes contaminados con concentraciones tales en las que no se puedan utilizar o no sea rentable el uso de filtros).

 

En este post me interesa hablar de los equipos dependientes del medio ambiente y en concreto sobre las mascarillas autofiltrantes comúnmente utilizadas. A la hora de seleccionar un equipo de protección respiratoria de este tipo normalmente no nos paramos a valorar la eficacia del ajuste de dicha protección y ello puede suponer un grave problema y por tanto un grave riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores.

 

Durante los años 2010 y 2011 FREMAP realizó un estudio sobre los Equipos de Protección respiratoria. “Evaluación cuantitativa del ajuste facial en mascarillas autofiltrantes”  en el que se realizaron 312 ensayos de ajuste con 36 modelos de mascarillas autofiltrantes diferentes.

 

Los ensayos de ajuste se efectuaron con un dispositivo PortaCount® Pro+ modelo 8038, equipado con la tecnología N95 CompanionTM, que permitía medir el factor de ajuste en cualquier equipo de protección respiratoria de ajuste hermético.

 

Los resultados y conclusiones del estudio son en mi opinión cuando menos preocupantes y debieran ocuparnos a los prevencionistas, empresas y por supuesto trabajadores.

 

Este test de ajuste realiza un muestreo alternativo del aire interior y exterior del respirador, que además se realiza en todos los ejercicios que hace el trabajador con la máscara puesta y conectada al equipo (primera muestra del aire exterior, una del interior del respirador y por último, otra del aire exterior). Los ejercicios que han de realizarse según la especificación OSHA 29 CFR 1910.134, son:

 

  • Respiración normal.
  • Respiración profunda.
  • Movimiento de cabeza de lado a lado.
  • Movimiento de cabeza de arriba abajo.
  • Hablar o leer un texto fuertemente.
  • Realizar muecas.
  • Tocar o tratar de tocar los pies con las manos (o prueba alternativa).
  • Respiración normal

Prueba de ajuste de protección respiratoria realizada con PortaCount® Pro+ de Nusim, S.A. realizada durante el V Encuentro Nacional de PRL organizado por el Instituto Asturiano de PRL en Gijón (Sep. 2014)

 

Resultados de la prueba de ajuste de protección respiratoria realizada durante el mismo evento.

 

La duración de cada ejercicio es de 60 segundos, excepto el ejercicio de muecas que dura 15 segundos.

El porcentaje de pruebas de ajuste superadas fue de sólo un 13,6% y según dicho estudio este bajo porcentaje podría deberse a:

  • La falta de programas de formación o  programas de formación con contenido insuficiente: El 33% de los trabajadores habían recibido formación teórica en dicha materia y solo un 10% formación práctica.
  • Falta de información específica. Según se desprende del estudio, no está generalizada la utilización y distribución del folleto informativo de los fabricantes (53%) y no se elabora información particularizada que incluya instrucciones específicas de los puestos de trabajo, de manera que se garantice una información clara, concisa y entendible para el trabajador.

Con respecto a la muestra que se analizó en el estudio, se pudo comprobar que:

  • El 98% de las personas que desatendieron los criterios sobre la colocación de las mascarillas autofiltrantes que figuran en el folleto de instrucciones, como por ejemplo  apretar el clip nasal o cruzar las cintas inferior y superior.
  • El 87% de los trabajadores no realizan las comprobaciones de ajuste diarias.
  • El 86% del personal masculino no se afeita el vello facial con una antelación inferior a 8h del comienzo de la jornada laboral y ello puede tener especial importancia porque la estanqueidad de las medias máscaras filtrantes puede verse reducida de forma sustantiva.
  • Un 97% de los trabajadores utilizaban mascarillas de talla universal, esto es, la talla es un factor poco o nada considerado cuando afortunadamente todos somos diferentes, fisionomías diferentes, etc.
  • Parece que no hay participación en la elección y adquisión de los equipos de protección respiratoria cuando es lo que sería deseable.

 

Por tanto es obvio que debemos prestar más atención no solo a la elección y selección de los equipos de protección individual en general y respiratoria en particular, sino también a la información y formación que se facilita a los trabajadores sobre dichos equipos, tanto teórica como práctica, así como al grado de participación de los trabajadores en todo el proceso y su adecuación a los trabajadores (condiciones anatómicas y fisiológicas así como su estado de salud) y compatibilidad con otros equipos de protección utilizados. En mi opinión es especialmente importante la comprobación del ajuste de la protección respiratoria debido sobre todo a que:

  • La vía inhalatoria es la vía de mayor penetración de contaminantes químicos
  • Se genera un importante riesgo para la salud de los trabajadores con ocasión de la exposición a contaminantes químicos con particular relevancia en aquellos casos en que la sustancia es especialmente peligrosa o dañina (amianto, sílice, negro de humo…)

De momento en España no es obligatorio realizar estas pruebas de ajuste, como en otros países tanto anglosajones como americanos, sin embargo no debemos olvidar que la propia Ley de PRL establece como obligación del empresario garantizar una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo realizando para ello cuantas acciones y medidas sean necesarias. Y ésta bien podría ser una de esas medidas.

Y tú, ¿Qué opinas sobre la selección que se realiza de EPIs, su uso o la formación e información que se ofrece de ellos?

Si te ha parecido interesante este post te animo a que lo compartas en las redes sociales.

Bibliografía y enlaces recomendados

 

 

Etiquetas: EPI, gestión, PRL, protección respiratoria

Previous Un estudio relaciona la situación laboral de las personas con su estado de salud
Next El informe científico del Invassat sobre las condiciones laborales de las camareras de piso servirá de modelo para el Ministerio

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *