El Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (INVASSAT), el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales (Osalan) y la Universidad de Valencia, a través de la Cátedra de la Economía Colaborativa, realizarán el primer estudio para prevenir los riesgos de la salud de las personas trabajadoras de la economía de plataforma.

La directora general de Trabajo y Bienestar Laboral, Cristina Moreno, ha presentado esta iniciativa junto al profesor de Derecho del Trabajo y director de la cátedra de Economía Colaborativa, Adrián Todolí, en la que participará también el Instituto Vasco de Prevención ( Osalan).

El estudio comprende dos partes. La primera incluye la elaboración de un manual sobre estos riesgos específicos para incrementar la apreciación de los propios trabajadores de plataformas de estos riesgos a fin de que los trabajadores sean conscientes de ellos como primera forma de reducirlos.

La segunda parte consistirá en un análisis de estos riesgos en la Comunidad Valenciana y el País Vasco a fin de establecer medidas para su reducción. También se realizarán acciones complementarias como formación para técnicos y delegados de prevención para formarlos en estos riesgos específicos.

La directora general de Trabajo, Cristina Moreno ha destacado durante su intervención que “la nueva economía del siglo XXI debe asegurar los derechos conseguidos en el siglo XX y el derecho a la salud es un derecho básico”. “Existen nuevos riesgos que no existían antes en estos trabajos relacionados fundamentalmente con la conexión permanente”, indicó.

Por otra parte, el profesor de Derecho del Trabajo Adrián Todolí ha manifestado que desde la Universidad estudiarán esta una nueva forma de organizar el trabajo que conlleva “riesgos específicos que los nuevos trabajadores incluso no son conscientes de ello con la lo que el problema se agrava “.

Todolí ha avanzado alguno de estos riesgos que ya se han estudiado en otros países, como la necesidad de estar siempre conectado, la utilización del teléfono inteligente a la vez que se conduce, el aislamiento e invisibilidad del trabajador ya que no conoce al resto de compañeros, no conoce a los clientes o incluso el acoso sexual en el trabajo de plataformas. De este modo, el investigador ha señalado que los trabajadores se exponen a más accidentes de tráfico en estar pendientes de las notificaciones en el móvil de nuevos pedidos.

La Comunidad Valenciana es una de las autonomías donde más se ha estudiado el fenómeno de la economía de plataforma. No en vano, el primer grupo de investigación sobre esta nueva economía se constituyó en la Universidad de Valencia y en esta autonomía se dictó la primera sentencia en una empresa.